Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre. Salmo 118:6

El Señor siempre está con nosotros. Saber y entender esto, es algo realmente maravilloso que debe producirnos gozo, ánimo, confianza y esperanza.

Si realmente viviéramos entendiendo todo esto, seríamos completamente libres del temor al hombre. La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿A qué vamos a temer si Dios ha prometido estar a nuestro lado? Es cierto que el hombre si se lo propone puede hacernos mucho daño, pero si te paras a pensar lo máximo que el hombre puede hacernos es arrebatarnos la vida. Si esto sucediera los que somos hijos de Dios sabemos que tras la muerte viene la resurrección.

Necesitamos ser libres de los lazos que producen el temor al hombre, fija tu mirada solo en Cristo, refúgiate sólo en Dios y podrás experimentar la absoluta libertad de tu alma.