Acuérdate, oh Jehová, de David, y de toda su aflicción. Salmo 132:1

En este versículo el salmista ruega a Dios para que se acuerde de la necesidad que estaba atravesando el rey David. Precisamente esa palabra «acuérdate» es la que deseo que capte tu atención por medio de esta reflexión.

¿Porque un Dios eterno tiene que acordarse de las circunstancias de alguien tan insignificante como yo? ¿No te sorprende saber que Dios se acuerda de ti? Esto es impresionante y a la vez maravilloso, estamos en la mente de Dios y Él Eterno y Creador de todo está pendiente siempre de nuestras cosas.

Para que te hagas una idea es como si tú estuvieras pendiente de la necesidad de una pequeña hormiga 🐜 en la calle, y cada día le llevaras de comer, la proteges de aquellos que pueden pisarla…etc. Pues mucho más que todo esto es la manera que Dios cuida de nosotros porque somos muy valiosos para él.

Quizás muchas personas no se acuerden de ti, otros no quieran saber nada de tus circunstancias, pero ánimo, Dios que por cierto es tu Padre, está pendiente absolutamente de todo lo que estás atravesando en este preciso instante. Confía, descansa y celebra en esta preciosa verdad.

Te aseguro que Dios hoy se acordará de ti, la pregunta con la que quiero terminar esta reflexión es: ¿Y tú? ¿Te acordarás del Señor?, espero y deseo que SI.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad