Alaben el nombre de Jehová, porque sólo su nombre es enaltecido. El ha exaltado el poderío de su pueblo; alábenle todos sus santos, los hijos de Israel el pueblo a él cercano. Aleluya. Salmo 148:13 y 14

En este salmo es muy fácil identificar cuál es el tema principal. Hasta en 11 ocasiones se nos anima y exhorta a Alabar el nombre del Señor. Durante todo el capítulo se nos ofrecen muchos motivos y razones por las que tenemos que alabar constantemente a Dios.

No existe circunstancia sobre tu vida que cierre tus labios y te impida adorar al Señor. Como cada mañana solo al abrir los ojos ya tienes miles de motivos por los que adorar al que ha estado cada segundo de la noche cuidándote mientras dormías.

Absolutamente todas las personas han sido creadas para adorar y todas las personas adoran a algo o alguien. El ser humano tiene un vacío en su corazón y trata de buscar ídolos que lo llenen, algunos alaban y adoran (al dinero, a famosos, la moda, el trabajo, la familia, el sexo, la popularidad…etc)

Tu corazón es adorador por naturaleza la pregunta que debemos hacernos es: ¿A quien voy adorar? Este capítulo deja muy claro que el único digno y merecedor de nuestra Alabanza es el Señor, aquel que nos amó desde la eternidad y nos amará por la eternidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad