Estos confían en carros, y aquellos en caballos; más nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria. Salmo 20:7

En el antiguo testamento un pueblo y una nación media su poder y su seguridad en el número de carros y caballos con el que contaba su ejército. Dios deseaba enseñarle a su pueblo que su confianza no podía estar depositada en estas cosas sino solo en el Señor.

Hoy día a nosotros nos sucede lo mismo, en ocasiones ponemos nuestro gozo, seguridad y confianza en la familia, la salud, el dinero, el trabajo… pero los cristianos tenemos y debemos de poner nuestra confianza única y exclusivamente en el Dios Todopoderoso que camina a nuestro a lado.

En cualquier momento tus mejores carros y caballos pueden desaparecer y si tu identidad está depositada sobre ellos te sentirás completamente perdido. Te invito a poner tu confianza, tu gozo y tu esperanza solo en Dios, él es el único que jamás te va a fallar porque él ha prometido estar siempre a tu lado.

Qué hermosa noticia para nuestra alma saber que aquel que nos cuida y nos guarda jamás está despistado y que tiene el control de absolutamente todas las cosas. Confía en el Señor y el hará.