Voz de Jehová sobre las aguas, Voz de Jehová con potencia, Voz de Jehová con gloria, Voz de Jehová que quebranta los cedros, Voz de Jehová que derrama llamas de fuego, Voz de Jehová que hace temblar el desierto, Voz de Jehová que desgaja las encinas. Salmo 29: 3-9

Una regla en la hermenéutica consiste en analizar si hay palabras dentro de un mismo capítulo que se repitan en varias ocasiones. Cuando esto sucede podemos ver claramente cuál es el tema o el énfasis principal del pasaje. En este capítulo está claro que el Salmista quiere hablarnos de la importancia de la VOZ del Señor.

Por medio de la Voz o la palabra del Señor fueron creados los cielos y la tierra, la voz o la palabra de Dios es Cristo el cual ha existido desde siempre. A través de la Voz o la palabra de Dios por medio del Espíritu Santo nuestros corazones fueron convertidos al Señor. La voz de Dios se encuentra también en su Santa Palabra.

No subestimemos todo lo que Dios puede hacer en nuestra vida por medio del poder de su voz en la Biblia. La Voz de Dios puede quebrar, sanar, restaurar, edificar, animar, exhortar, liberarnos de toda ansiedad, producir paz, ofrecer gozo…etc

La Voz de Dios está disponible para nosotros en ese libro que tenemos muy cerca. Te animo y te invito a leer, meditar y estudiar con profundidad la Biblia ya que de esta manera podrás identificar, conocer y disfrutar de la suave y hermosa Voz de Dios.

Recuerda que Cristo dijo: «mis ovejas oyen mi VOZ y me siguen». No solo debemos oír su Voz sino lo más importante obedecer su voz. Durante este día dile al Señor (Háblame y ayúdame a obedecer tu VOZ)