Mi alma se alegrará en Jehová; se regocijará en su salvación. Salmo 35:9

¿En qué se alegra y se regocija tu alma? A veces nuestra alma se alegra más de las cosas físicas y terrenales que de las celestiales y espirituales. El alma es algo que debemos cuidar e incluso disciplinar. Fácilmente podemos caer en el error de alegrarnos y regocijarnos en cosas que tienen fecha de caducidad.

Cuidado cuando ponemos nuestra alegría y cuando nos regocijamos en la victoria de nuestro equipo, en el sueldo de cada mes, en nuestra salud, en las propiedades, en nuestros amigos, hijos o pareja…etc. Todas estas cosas son buenas pero todas ellas pueden desaparecer en cualquier momento, sino que se lo pregunten a Job.

La fuente de nuestro Gozo, de nuestra alegría y regocijo debe ser única y exclusivamente el Señor y su Salvación. Medita, saborea y disfruta estas verdades: (Cristo nos ha Salvado, somos hijos de Dios, tenemos al Espíritu Santo, contamos con la palabra, con una familia en la Fe y nuestros nombres están escritos en el libro de la vida) Estas son las convicciones que deben revolucionar y conmover nuestra alma.

En este nuevo día te ánimo a contemplar y a recordar muchos de los regalos que has recibido de nuestro Dios y Padre.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad