No me desampares, oh Jehová; Dios mío, no te alejes de mi. Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación. Salmo 38:21-22

Si lees por completo este Salmo verás el sufrimiento tan grande que estaba atravesando David en estos momentos de su vida: (Temores, peligros, aflicciones y enfermedades)

Tenemos que saber que, aunque seamos hijos de Dios muchas veces vamos a sufrir, porque como dijo Jesús “en el mundo tendréis aflicción”. La gran diferencia que tenemos nosotros con el resto de las personas es que tenemos a alguien a quien acudir, podemos clamar, depositar nuestras cargas y experimentar como la presencia de Dios nos acompaña y nos sostiene en medio del valle de sombra y de muerte.

Cuando estés atravesando un sendero de pruebas y de dolor no dejes de clamar y de buscar al Señor. Solo Dios puede hacernos libres y solo Dios puede ofrecernos el gozo de su salvación para que podamos sonreír y cantar en plena oscuridad.

Si estás sufriendo por algo en estos momentos no busques la solución lejos del trono de la Gracia, vuélvete y humíllate ante la presencia de Dios porque solo de esta manera podrás obtener la victoria ante la adversidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad