A Dios clamaré; Y Jehová me salvará. Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo. Salmo 55:16, 22

Que descanso es para el alma saber que cada vez que clamamos o acudimos al Señor Él está disponible para escucharnos y ayudarnos.

Todos nosotros vamos acumulando diferentes cargas en nuestros corazones y algo que tenemos que aprender hacer es dejarlas a los pies del Señor. Lo curioso, gracioso y triste es que muchas veces vamos a la presencia de Dios dejamos nuestra carga y al terminar la volvemos a coger y nos la llevamos.

“DEJAR ES DEJAR”, y eso nos cuesta mucho porque conlleva Fe y Confianza plena en que Dios lo hará. Trata de dejar de una vez por todas esa carga que te acompaña diariamente y experimenta como la mano de Dios te sostiene y sustenta mientras la situación no cambia.

Recuerda que aunque estés caído, o caigas mil veces, el Señor no dejará para siempre a uno de sus justos postrado en el suelo. Levántate y camina en la libertad y el gozo al que como hijos de Dios hemos sido llamados.