Llévame a la roca que es más alta que yo, Porque tú has sido mi refugio, Y torre fuerte delante del enemigo. Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Salmo 61:2-4

La roca es ese lugar firme, estable y seguro que ofrece paz y confianza en medio del caos que hay a nuestro alrededor. Todo el mundo trata de encontrar una roca donde poder descansar y ser feliz, lo que sucede es que las tempestades que nos rodean en ocasiones son mucho más grandes que todas las rocas que podemos hallar en este mundo.

La alegría del creyente es que la Roca ha venido hacia nosotros, no buscábamos ni podíamos encontrar esa impresionante roca, pero por Gracia la Roca que es y representa a la persona de Cristo vino para buscarnos y salvarnos de todas las tempestades.

Ahora aquellos que tenemos​ nuestros pies sobre Cristo podemos cantar en medio de la oscuridad y danzar en medio de la tempestad. Que gozo tan grande sentimos en el alma cuando leemos en la Biblia que nuestro Dios para sus hijos es como una roca, un refugio, una torre o un castillo.