Cuando me acuerde de ti en mi lecho, Cuando medite en ti en las vigilias de la noche. Salmo 63:6

El salmista en estás breves palabras nos está recordando una valiosa disciplina espiritual que tristemente estamos perdiendo: «Meditar».

Llevamos un ritmo de vida tan intenso que a lo largo del día sacamos tiempo para realizar un millón de cosas, pero por el contrario en muy pocas ocasiones apartamos y dedicamos tiempo a algo tan valioso como meditar.

Reflexionar en tranquilidad y sobre todo en silencio es una practica que le hace muchísimo bien a nuestra alma. Podemos pensar cómo se encuentra nuestra relación con Dios, con nuestra familia, los hermanos en la Fe, o nuestras amistades; también podemos meditar sobre las cosas debemos cambiar o en que realmente estamos empleando el tiempo, el dinero…etc.

Estoy plenamente convencido que si todos dedicáramos más tiempo a meditar delante del Señor, nuestras vidas​ serían muy edificadas y veríamos hermosos frutos. Pondríamos en orden muchas cosas, tendríamos más paz, creceríamos en todas las áreas y sobre todo seríamos más efectivos en nuestras tareas y decisiones.

No dejes que esté devocional termine aquí, te animo a meditar y a comprometerte seriamente con esta hermosa disciplina. Practica y disfruta del SELAH con Dios.