Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra. Salmo 81:1

Dios no quiere que le cantemos y adoremos de cualquier manera, es muy importante y necesario que todo lo que hagamos y le digamos a Dios proceda de un corazón gozoso. Cómo muchos sabemos el gozo no tiene porque está relacionado y vinculado con los sentimientos, es más bien una convicción y un estado en el que podemos estar en medio de cualquier circunstancia.

El gozo lo mantenemos cuando tenemos clara nuestra identidad en Cristo, cuando reconocemos la grandeza, los atributos, la soberanía de Dios y nos fundamentamos en la verdad de su palabra.

Por el contrario, podemos perder el Gozo cuando escuchamos mucho a nuestros pensamientos y olvidamos todo lo que Dios dice por medio de su palabra. El salmista podía cantar en todo momento con Gozo a Dios porque él reconocía a cada instante que el Señor era su fortaleza.

Llena tu corazón de las maravillosas y poderosas verdades de la palabra y podrás disfrutar cada día del gozo de la salvación.