Perdonaste la iniquidad de tu pueblo; Todos los pecados de ellos cubriste. Restáuranos, oh Dios de nuestra salvación, Y haz cesar tu ira de sobre nosotros. Salmo 85:2 y 4

En ocasiones no somos conscientes del valor tan grande que tienen estas hermosas palabras. La Biblia dice que Dios en Cristo ha perdonado absolutamente todos los pecados que cometimos en el pasado, todos los que estamos realizando en el presente y lo más impresionante todos los que haremos en el futuro, esto es algo realmente incomprensible por ese motivo solo podemos gritar y decir: ¡¡Gloria a Dios!!

A veces somos esclavos y prisioneros de algo terrible que hicimos, pero debemos recordarle constantemente a nuestra alma que Dios nos ha perdonado y que ahora «ninguna condenación hay para lo que están en Cristo Jesús».

Celebra, salta y márcate un baile delante de la presencia de Dios disfrutando de su perdón. El Señor ha cambiado su ira y el castigo que merecías por su Amor, Misericordia y Gracia.

No hay noticia más increíble que puedas escuchar en el día de hoy. «Eres completamente LIBRE» y como dice el estribillo de esa hermosa canción “ya no soy esclavo del TEMOR, yo soy Hijo de Dios”. Vive y camina en todo tiempo experimentando la alegría y el gozo de la Salvación.