En el día de mi angustia te llamaré, Porque tú me respondes. Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre. Salmo 86:7 y 8

En ocasiones hay momentos donde nos sentimos solos y la angustia, la tristeza y el temor se apoderan de nosotros. Son en esas circunstancias donde nos encantaría contar con alguien a nuestro lado para poder animarnos, pero a veces solo nos queda Dios.

Debemos buscar y clamar en primer lugar a aquel que jamás nos falla y nos abandona. Pedirle al Señor que nos muestre su camino que por cierto muchas veces no es el nuestro.

Solo cuando conocemos la verdad de su palabra y andamos en sus consejos podemos sentir como nuestro corazón se fortalece y se afirma en Dios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad