Jehová nuestro Dios es santo. Salmo 99:9

Aunque lo sabemos y es una de las enseñanzas principales que aprendemos en el cristianismo nunca está de más recordar y meditar acerca de la santidad de Dios. Este es uno de los atributos principales, Él es completa y absolutamente Santo en todo su ser y esencia. En Dios jamás ha habido ni habrá mentirá, engaño, maldad, odio, rencor… Él es completamente libre de todo aquello que a nosotros nos esclaviza.

Precisamente fue nuestro pecado el que nos alejó de la hermosura de su santidad y es nuestro pecado el que aún hoy día sigue poniendo obstáculos para que podamos disfrutar de una mayor plenitud espiritual.

Si realmente hemos nacido de nuevo y somos hijos de Dios debemos de huir constantemente del pecado y de todo aquello que daña nuestra relación con nuestro padre. El pecado nos afecta y trae consecuencias a nuestras vidas, pero lo principal es que daña y entristece al Señor, por ese motivo debemos luchar contra el pecado.

No olvides que nuestro Dios es tres veces Santo y que hoy podemos acercarnos a Él solo y Gracias a la obra que Cristo realizó en la cruz a favor de nosotros. Disfruta de Dios y de su santidad y seamos Santos como Él también es Santo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad