“Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” Santiago 1:2

No sé que pensaron los primeros hermanos de la iglesia primitiva cuando recibieron esta carta. Me imagino sus caras al escuchar este versículo que parece una completa locura. El pensamiento de nuestra sociedad es huir, esquivar y tratar de hacer todo cuanto esté en nuestra mano para no tener pruebas, dificultades y sufrimiento. Por el contrario Santiago nos dice que si nos encontramos atravesando pruebas nos gocemos, ¿¿CÓMO??.

Ahora bien, la palabra clave para poder entender el versículo es: “produce”. Si olvidamos esto, no entenderemos el consejo de la palabra. Debemos recordar cada vez que estamos metidos en una prueba que las dificultades con el tiempo siempre “producen” cosas positivas en nuestras vidas.

Las pruebas te ayudan a crecer, madurar, confiar y depender mucho más de Dios, por medio de las pruebas nuestro carácter es moldeado, el Señor quita todo lo que sobra de nosotros para que en nuestras vidas se vea mucho más a Cristo.

No desperdiciemos nuestras pruebas y dejemos que ellas “produzcan” cosas positivas en nuestro interior, solo si hacemos esto, nuestras pruebas y dificultades al menos tendrán un sentido y propósito. Cómo creo que nos diría el apóstol Santiago (Santi para los amigos) “disfruta de tu prueba”.