Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Tito 2:1

Este versículo en los momentos que estamos viviendo es más importante de lo que pensamos. La Biblia nos advierte claramente que en los últimos tiempos se levantarán falsos maestros, pastores y profetas que enseñarán cosas que están totalmente en contra del Evangelio.

Todo esto ya lo estamos viendo. Tristemente desde muchos púlpitos se predican mensajes enfocados a la prosperidad material, a la súper fe, predicaciones humanistas donde el hombre es el protagonista, se ha cambiado el consejo del Señor por el consejo de los psicólogos…etc.

Es urgente y necesario fundamentar nuestras vidas e iglesias en “La sana doctrina”. La doctrina que enseñaron los apóstoles, el Evangelio en su estado puro, el mensaje de Cristo crucificado, la depravación total del hombre, la perseverancia de los santos, la elección, la Gracia irresistible y la absoluta suficiencia de las Escrituras.

Ora para que la Palabra de Dios sea la protagonista en nuestras reuniones y en nuestras vidas. La sana doctrina es el ancla que te permitirá mantenerte firme ante los ataques de todas las corrientes que tratan de atacar el bendito y glorioso Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Amemos, defendamos y prediquemos la Sana Doctrina.