Fin de semana, lleno de talleres, alabanza, comunión, amistad, bendiciones y muchas risas. Gracias Giles y Debbie por haber venido a nuestra Iglesia y habernos contagiado con vuestra frescura y simpatía!