Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 1ª Juan 4:19

Te has parado alguna vez a pensar en profundidad como es que alguien como tu ama y conoce al Señor. ¿Porque tú tienes una relación de amor con el Dios eterno y otros muchos no?, ¿cómo es posible conseguir el milagro del nuevo nacimiento? Quizás no estés de acuerdo conmigo, pero te animo y te invito a que reflexionemos a la luz de las Escrituras en mi respuesta: Nosotros amamos, tenemos al Señor en nuestras vidas y hemos experimentado el Nuevo Nacimiento porque Dios nos ELIGIÓ desde antes de la fundación del mundo.

Todo lo que tú haces, crees y sientes por el Señor solo es posible porque Él ha decidido acercarse a tí, te ha elegido, llamado y conquistado por medio de su bendiga Gracia. El versículo de hoy lo muestra muy claramente, nosotros solo podemos amarle porque él nos amó primero; ¿y cuando se produjo ese primero? “En la eternidad pasada”.

Tú amas a un amigo o a tu pareja desde que la conoces y ves algo de valor que te atrae, los padres aman a sus hijos desde el momento que saben que en el vientre se está formando la vida, los niños aman a sus padres cuando empiezan a ser conscientes de quiénes son esas personas tan especiales. Pero en el caso de nuestra relación con Dios NO es así. Dios nos amó mucho antes y luego nosotros respondimos a su maravilloso amor.

Créeme que este es el mejor y mayor pensamiento en el que puedes y debes meditar durante el resto de este día. Acampa y pasa horas disfrutando y valorando el amor inmerecido que Dios ha derramado por ti.