“Así colgaron a Amán en la horca que él había hecho preparar para Mardoqueo; y se apaciguó la ira del rey” Ester 7:10

Amán uno de los súbditos del rey Asuero el cual había planeado ahorcar a Mardoqueo para luego destruir a los judíos fue precisamente ejecutado con su propia horca. La justicia y la ira del Rey fue derramada sobre la vida de este hombre malvado y despiadado.

Esta escena me recuerda a Lucifer, el más hermoso de los ángeles que Dios creó pero que finalmente se rebeló contra el Señor y terminó convirtiéndose en el temible y malvado satanás. Desde entonces su intención al igual que la de Amán ha sido tratar de hacer daño e intentar destruir al pueblo y los hijos de Dios. El diablo siempre actúa contra nosotros con el deseo de hurtar, matar y destruir, pero todos aquellos que tenemos a Cristo como nuestro Señor y Salvador estamos completamente seguros en las manos del Eterno.

La horca para el diablo ya esta preparada, dentro de muy poco Cristo regresará para juzgar, castigar y destruir al mayor de los enemigos que ha existido en la historia de la humanidad. Los días de Lucifer están contados. Él recibió un tremendo golpe por medio de la muerte y resurrección de Jesús y dentro de muy poco cuando por fín veamos a Cristo regresar del cielo el diablo y todos los demonios que dañan este mundo y a las personas serán vencidos para siempre.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad