“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” Génesis 1:27

El libro de Génesis escrito por Moisés es el que nos narra cómo fueron los principales acontecimientos de la creación. Cuando el Dios trino finalizó todo su trabajo, creó y puso al hombre y a la mujer como la guinda de su pastel. El hombre (la humanidad) es algo muy especial. Absolutamente de todos los millones de criaturas que han sido creadas, tan solo el hombre y la mujer cuentan con la “imagen y la semejanza” del Creador.

El hecho de que el hombre esté formado a la imagen de Dios quiere decir que el hombre es como Dios y representa a Dios. Las palabras “Imagen y Semejanza” hacen referencia a algo que es similar, pero no idéntico, algo que representa a otra cosa. Por medio de nuestros atributos como por ejemplo (la habilidad, inteligencia, libertad, moralidad, la capacidad de comunicarnos, la inmortalidad, la espiritualidad…etc) mostramos y revelamos el carácter de Dios.

Al igual que un artista al finalizar su obra de arte coloca su firma sobre el lienzo, Dios ha puesto su firma sobre el ser humano. Absolutamente todas las personas que viven en el planeta tierra han sido diseñadas y creadas por el Creador. Recuerda cada día a quien REPRESENTAS y trata de vivir en todo momento para la Gloria de aquel que pensó en tí desde antes de la fundación del mundo, te hizo con delicadeza y te amo con un amor eterno.