Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron. Génesis 33:4

Tras una intensa noche luchando y siendo transformado por Dios, en el momento de abandonar el valle de Peniel Jacob se encontró Cara a Cara con su hermano Esaú. Aquellos que eran enemigos se encontraban de nuevo después de muchos años. Pero por medio de la Gracia de Dios ambos fueron vencidos y juntos terminaron besándose y llorando.

La restauración de dos personas que han estado distanciadas por el odio, el rencor y la amargura es algo realmente milagroso. En el momento que puedes abrazar y llorar con aquel al que le hiciste o te hizo daño es completamente liberador. Es una sensación maravillosa cuando sientes que la carga que ataba tu corazón sale y la paz que tanto anhelamos te conquista de nuevo.

Vivir el Evangelio te puede ayudar a vencer el terrible “orgullo” que nos impide perdonar y pedir perdón. Cuando acudes al Peniel de la Cruz del Calvario Dios te conduce hasta las relaciones que tienen que ser sanadas y restauradas por medio del amor perfecto de Cristo. Si al igual que Jacob sientes que en tu corazón aun tienes cosas pendientes con alguien, ve a Peniel deja que Dios venza a tu Ego y te llene del amor de Cristo. Si deseas vivir en la plenitud que ofrece el cristianismo como dice la Palabra intenta estar en “paz con todos los hombres”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad