Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. Hechos 2:46 y 47

Este breve pero intenso pasaje nos muestra las marcas que debe tener la iglesia del Señor. Se pueden apreciar hasta 7 características de una congregación saludable.

Si realmente amas a tu iglesia debes esforzarte, trabajar y hacer todo cuanto esté en tu mano para conseguir que tu iglesia sea como la iglesia primitiva. En esta comunidad vemos que predominaba el amor, la humildad, la generosidad, la santidad, la perseverancia, la pasión, etc. Eran un grupo de creyentes que estaban completamente Unidos y Avivados en el Espíritu Santo.

Nosotros debemos anhelar con todo nuestro corazón que el Señor derrame una visitación de su Espíritu Santo sobre nuestra congregación. Cuando cambiamos la religiosidad, los protocolos y el orden de los hombres por la relación, la vida y la presencia del Espíritu Santo suceden cosas reales y genuinas en nuestras comunidades.

No olvides que el Espíritu Santo es el mismo y él está deseando hacerlo de nuevo con nosotros, pero debemos estar unidos, trabajando y perseverando para que un avivamiento llegue a nuestras vidas y a nuestra iglesia. Te animo a tener un tiempo de oración para que juntos en esta mañana le pidamos al Señor que visite a nuestras iglesias de una manera especial.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad