De la luz será lanzado a las tinieblas, y echado fuera del mundo. Job 18:18

En este capítulo se describe la terrible situación que les espera a todos aquellos que durante su vida aquí en la tierra viven de espaldas al Señor. No somos conscientes y a veces no dedicamos el tiempo suficiente para meditar en la realidad del cielo y del infierno.

Con las personas, familiares y amigos hablamos de muchísimos temas como el trabajo, la política, el deporte, el ocio, el cine… Pero muy poco hacemos referencia al lugar de tormento que les espera a todos los que niegan a Cristo. Hermano: el infierno es real y es el lugar donde los malvados y pecadores serán juzgados y donde experimentarán la ira de Dios.

Sé que no es nada agradable recibir esta reflexión y hablar sobre el infierno, pero créeme que es muy, pero que muy necesario que seamos conscientes de esta realidad. Además, por si no lo sabías, a lo largo de todo el Nuevo Testamento precisamente Jesús fue quien más habló acerca del infierno.

El Evangelio es la buena y maravillosa noticia que nos libra de ese destino eterno. Todos nosotros merecíamos por nuestros pecados acabar en ese lugar, pero bendita Gracia con la que el Padre nos salvó. Disfruta de tu identidad, posición y destino. Y lo más importante: predica a todo el mundo estas verdades para que el Señor en su misericordia salve a muchos más.