“Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios” Apocalipsis 16:1

Una famosa expresión dice: “está es la gota que ha colmado el vaso” con ella se pretende decir que la paciencia ha llegado a su fin. De la misma manera Dios tiene una copa de ira la cual se ha ido llenando desde que el ser humano le dio la espalda en el huerto del Edén.

La gran mayoría de los incrédulos y aún muchos cristianos piensan que Dios es como una especie de abuelito que desea abrazar, amar y repartir caramelitos a todo el mundo. Pero esa imagen NO ES cierta, por supuesto que Dios es amor pero él también es fuego consumidor.

Su ira dentro de muy poco será derramada sobre todos los habitantes de este mundo. Es realmente terrible imaginar todo lo que describe el capítulo 16 de Apocalipsis, pero créeme que todo esto sucederá. Dios lleva muchos siglos soportando la rebeldía, la maldad y los pecados de las personas, su ira será una ira justa y santa de la que nadie podrá escapar.

Aquellos que somos cristianos nos libraremos de ese castigo porque en la cruz del calvario Jesús sufrió la ira de Dios en nuestro lugar. Él nos ha justificado y ahora tenemos una nueva identidad y posición delante del Señor. Nunca olvides el precio que Cristo pago por todos y cada uno de tus pecados.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad