“porque Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvarnos” Deuteronomio 20:4

Esta realidad que pudo experimentar el pueblo de Israel a través de todo el peregrinaje por el desierto es una hermosa y poderosa promesa para todos aquellos que formamos parte de su pueblo a través de la iglesia. El Señor ha prometido ESTAR con nosotros en todo momento, PELEAR contra todos nuestros enemigos y finalmente SALVARNOS por una eternidad.

¡Qué descanso es para nuestras almas entender cada una de estas verdades! En medio de la batalla espiritual que libra cada creyente debemos atesorar estas palabras en nuestra mente y corazón. Sea cual sea la situación que estés atravesando debes saber, ser consciente y sentir como el Dios Eterno camina a tu lado. No importa cuán grande y cuantos sean tus enemigos, el Dios Todopoderoso ha prometido luchar y vencer a cada uno de ellos.

Para que esta promesa se hiciera realidad Dios decidió enviar a su hijo unigénito. Cristo vino para caminar con los seres humanos, Él luchó y venció a todos nuestros enemigos en la cruz del calvario y por medio del poder de su resurrección finalmente nos salvó de una eternidad alejados del Dios Padre.