“Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb” Deuteronomio 5:2

Sabemos y hemos escuchado infinidad de veces que Dios es un Dios de PACTOS. Esto es algo realmente valioso para todos aquellos que disfrutamos de este maravilloso beneficio. Lo interesante es que precisamente en el versículo siguiente se nos dice que Dios NO hizo el pacto con los padres de los que se encontraban en ese momento en el desierto sino con la generación que Él eligió.

Esto es algo fuerte que puede impactar nuestras mentes, pero debemos saber que Dios realiza sus PACTOS con quien quiere ya que Él es absolutamente soberano y tiene misericordia de quien Él quiere tener misericordia. Saber que hemos sido elegidos por pura gracia para disfrutar de los pactos del Dios eterno es la mejor y mayor noticia que podemos recibir por medio del Evangelio.

Dios no se volverá atrás, Él no se cansará ni nos abandonará jamás porque Él es inmutable y fiel a sus promesas y sus pactos. Estas son las verdades que debemos de anclar en nuestras mentes para cuando se presenten los momentos de dificultad. El Señor ha realizado un PACTO con su amada que es la Iglesia, la ha comprado con la hermosa sangre de Cristo. Por ese motivo nada ni nadie nos separará de su amor. Somos del Señor desde ahora y por toda la eternidad.