“Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños”. Éxodo 1:17

El pueblo de Israel fue creciendo y multiplicándose a tal punto que llegó a convertirse en una amenaza para los egipcios. Por ese motivo el malvado Faraón decidió asesinar a todos los varones que nacieran, pero las parteras encargadas de atender a las mujeres hebreas no realizaron esta locura porque tenían temor a Dios.

De la misma manera hoy muchos gobiernos se levantan con la autoridad de Faraón y permiten por medio de la despiadada práctica del aborto asesinar a millones de niños inocentes en los vientres de sus madres. Cada día en este mundo se derrama mucha sangre de personas indefensas. No debemos olvidar que el espíritu del Anticristo siempre ha existido porque entre otras muchas cosas al diablo le encanta “asesinar” a los recién nacidos.

Es tiempo de levantar la voz por aquellos que aún no tienen voz. Es hora de ser muy valientes para decir públicamente ¡¡NO AL ABORTO!! Debemos arrepentirnos por los terribles pecados que nuestra nación esta realizando ante la atenta mirada del Dios Santo.

Debemos orar para que el país y nuestras autoridades tengan el mismo temor que tuvieron las parteras de Egipto en sus corazones. La Biblia dice que Dios les hizo bien a las parteras y prosperó incluso a sus propias familias. No debemos olvidar que cuando tenemos temor hacía Dios y hacia su voluntad revelada en su Palabra experimentamos la GRACIA y la BENDICIÓN del cielo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad