Habló Jehová a Moisés Éxodo 14:1

Quizás estas breves palabras pueden parecer insignificantes, pero si te detienes unos segundos a meditar en las implicaciones que tienen, te sorprenderán y bendecirán en gran manera. El que hablaba con Moisés no era su hermano, su amigo, su jefe, Faraón con toda su autoridad o algún famoso de aquella época. El que hablaba con Moisés era DIOS. ¿Te lo puedes imaginar? El Creador del Cielo y de la Tierra, el Todo poderoso, el Eterno, hablandole a un hombre pequeño, débil, pecador e insignificante como Moisés, esto es realmente “INCREIBLE”.

De la misma manera es realmente sorprendente e increíble entender que todos aquellos que contamos con el Espíritu Santo en nuestras vidas, aquellos que hemos sido salvados por la obra de Gracia que Jesús realizó por nosotros en la cruz del calvario, podemos HABLAR con DIOS y escuchar su voz por medio de la oración y del estudio de la palabra.

Si eres un verdadero creyente te invito a que en este día puedas meditar en esta fabulosa verdad: “Puedo HABLAR con Dios”. Lo más probable es que a lo largo de tu vida no puedas tener una conversación profunda y sincera con una persona que sea famosa o tenga mucha autoridad, pero sin embargo tenemos la certeza y la convicción que podemos diariamente acudir al trono de la Gracia para HABLAR directamente con el Señor.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad