El que ofreciere sacrificio a dioses excepto solamente a Jehová, será muerto. Éxodo 22:20

El pueblo de Israel estuvo durante siglos viviendo influenciados por el politeísmo que practicaban los egipcios. Ellos estaban acostumbrados a la adoración de los diversos dioses y divinidades, pero en el momento que comenzaron su peregrinaje por el desierto el mandamiento fue muy claro: “Solo al Señor amaras y servirás”.

Nosotros al igual que los israelitas vivimos en un mundo politeísta que adora a miles de dioses. Las personas hoy día también sacrifican tiempo, dinero, esfuerzo y otras muchas cosas para adorar a los diversos dioses que nos rodean. Los dioses que ofrece nuestra sociedad tarde o temprano te fallaran, te esclavizaran o te dejaran en la ruina espiritual. Aquellos que ofrecen sacrificios a sus dioses morirán y sufrirán por toda una eternidad en un lugar de tormento conocido como infierno.

Por el contrario, la Biblia ofrece Salvación y Vida Eterna para todos los creyentes que entregan su adoración al único Dios verdadero. Sacrifica, desgasta e invierte toda tu vida en aquel que perdonó todos tus pecados y te amó con un amor eterno. No pongas jamás tu confianza en los dioses falsos de este mundo, confía plenamente en la persona de Jesús el único que jamás te fallara y el que ha prometido estar a tu lado todos los días.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad