Más él conoce mi camino; me probará, y saldré como oro. Job 23:10

Estas breves palabras son una verdadera declaración de intenciones. En medio de nuestros sufrimientos, cuando estamos atravesando el valle de sombra y de muerte, cuando se presentan situaciones y acontecimientos que no logramos comprender, cuando el golpe de la prueba nos tira a la lona, debemos saber y recordar las convicciones que tenía Job en lo más profundo de su corazón.

Dios es absolutamente SOBERANO. Él conoce todos nuestros caminos, Dios sabe exactamente por lo que estás pasando ahora mismo y todo lo que te va a suceder durante las horas de este nuevo día.

No hay ninguna prueba que se presente en tu camino que esté fuera de su control. No olvides jamás que “Dios prueba y Satanás tienta”. Cuando nos encontramos en medio de una prueba debemos recordar que la palabra dice que Dios no nos probará más de lo que podamos soportar. Job sabía que detrás de toda su calamidad se encontraba la prueba de Dios.

Finalmente la firmeza y la determinación de nuestro amigo Job es salir aprobado de la prueba porque recuerda que “La prueba te prueba”. Salir como el oro o sacar un 10 en nuestras pruebas es lo que necesitamos para crecer en madurez. Las pruebas quitan todo lo que nos sobra de nosotros y pone todo lo que nos falta de Cristo.

Ánimo, el que dirige, controla y da órdenes al viento y a las tempestades está cuidando de ti en cada momento. Demuéstrale por medio de tu obediencia que estás preparado para superar tu prueba.