Él hace cosas grandes e incomprensibles, y maravillosas, sin número. Job 9:10

Delante de este versículo realmente me quedo sin palabras, pienso que este es un texto en el que simplemente tenemos que meditar estando tranquilos en el Selah (silencio) con nuestro Dios.

El Señor es realmente grande, bello y bueno. Él hace cosas maravillosas en nuestras vidas y muchas veces incluso cosas que no comprendemos, pero con el paso del tiempo vemos como todo lo que Dios hace siempre es perfecto.

Pienso que lo mejor que podemos hacer en este día es echar la mirada hacia atrás y recordar los prodigios, milagros y bendiciones que el Señor nos ha ido regalando a lo largo de nuestras vidas. Este pasaje es como las esculturas o como los hermosos lienzos de pintura sobre los que simplemente debes guardar silencio y contemplar todos los precisos detalles. Te animo a recogerte en intimidad con tu Padre para que tu espíritu se recree en la bondad y en el amor del Eterno.

Antes de salir corriendo para meterte un día más en la rueda vacía de nuestra sociedad, párate unos minutos, tómate un café o un cola cao con tu Padre Celestial y llena tu alma recordando todas las maravillas que Él te ha regalado desde el vientre de tu madre.