“Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis” Jonás 1:3

El nombre de Jonás significa “paloma”. Curiosamente este hombre fue enviado por Dios como una “paloma mensajera” para predicar el mensaje del Evangelio a la nación pagana de Nínive, pero Jonás desobedeció y puso rumbo hacia el sur de España. Quizás prefería las buenas playas y el pescaito frito antes que ver a sus enemigos salvados por la misericordia de Dios.

No olvides jamás que cuando DESOBEDECEMOS a Dios SIEMPRE sufrimos las consecuencias de nuestra rebeldía y pecado. Cuando el Señor nos pide hacer algo por medio de su Palabra debemos estar dispuestos a decir: “heme aquí”. Es en el terreno de la obediencia donde se encuentra la alegría y la paz para nuestras almas. No huyas de los planes que Dios tiene para con tu vida, recuerda que “el Señor cumplirá su propósito en ti”.

Por mucho que trates de alejarte de la presencia de Dios, Él estará tan cerca de ti como el corazón que late en tu pecho. Si eres un verdadero hijo de Dios no puedes huir de su presencia. Su amor, su misericordia y su llamado te perseguirán todos los días hasta alcanzarte y vencerte por medio de su gracia irresistible. No pierdas más el tiempo dando coces contra el aguijón, bájate del barco superficial que pasea por este mundo robándote tu identidad y regresa al trono de la gracia para decirle a tu amado Señor: “Deseo vivir para cumplir tu hermosa y perfecta voluntad”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad