“Y Josué les dijo: No temáis, ni os atemoricéis; sed fuertes y valientes, porque así hará Jehová a todos vuestros enemigos contra los cuales peleáis” Josué 10:25

Los enemigos que tuvo que enfrentar el pueblo de Israel fueron muchos y sobre todo tenían una gran experiencia en las batallas, pero la gran diferencia es que Dios estaba en el equipo de los israelitas. Por ese motivo Josué los animaba constantemente a no temer y ser valientes porque el Todo poderoso peleaba por ellos.

A lo largo de nuestra vida se van presentando grandes enemigos en nuestro camino. Muchos de ellos nos atemorizan, pero nosotros siempre debemos saber en quién hemos puesto nuestra confianza. Jamás podemos olvidar quién es nuestro escudo y de dónde procede nuestra fortaleza. Seamos fuertes y valientes porque el Señor es por nosotros y si Él es con nosotros entonces ¿quién será contra nosotros?

Contempla la grandeza, el poder y los atributos de nuestro impresionante Dios y sentirás como el temor que te bloquea sale de tu mente y de tu corazón. Dios no solo nos ha salvado de la eternidad, Dios ha prometido estar a nuestro lado y acompañarnos hasta la eternidad. Disfruta de la gran aventura de la vida cogido de la mano del Dios invisible y eterno que camina siempre contigo.