“Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quien sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová” Josué 24:15

Nos encontramos en el último capítulo de Josué y probablemente ante las palabras más famosas de todo el libro. Este versículo es conocido por todos los creyentes. En ocasiones lo utilizamos como una especie de slogan o lo ponemos como decoración en nuestros hogares, aunque realmente estas palabras deberían ser una verdadera realidad en nuestras vidas y en cada una de nuestras familias.

Cada día tenemos una nueva oportunidad para elegir si servir a los ídolos de este mundo o al único Dios verdadero. Pero debemos recordar que los ídolos siempre nos prometen mucho, pero al final nos lo roban absolutamente todo. Lamentablemente son muchas las familias que han dejado estas palabras en el imán de la nevera o en el precioso cuadro de la habitación, pero lo importante y necesario es colocar estas verdades en el centro de nuestro corazón.

Es hora de levantarnos como familia para adorar al Dios que nos amó y nos rescató. Planifica cada día un tiempo especifico para alabar y estudiar la palabra junto a tus seres queridos. Destruyamos todos los ídolos que nos alejan del Señor, quitemos los impedimentos, las distracciones e incluso los pecados que están impidiendo que sirvamos a Dios como solo Él se merece. En medio de tanta idolatría sé valiente y grita a los cuatro vientos: “YO Y MI CASA SERVIREMOS AL SEÑOR”.