“Más el descanso de la tierra te dará para comer a ti, a tu siervo, a tu sierva, a tu criado, y a tu extranjero que morare contigo” Levítico 25:6

El hermoso planeta tierra en el que nos encontramos fue creado por Dios para que los seres humanos disfrutáramos y contáramos con todos los recursos necesarios para poder vivir. El mundo es uno de los muchos regalos de gracia que hemos recibido. Pero el pecado no solo ha dañado nuestra mente y corazón además ha traído graves y terribles consecuencias sobre la tierra.

El Creador en su infinita sabiduría ofreció al pueblo de Israel la dinámica del barbecho que consistía en dejar descansar a la tierra en el séptimo año. Esto ayudaba y permitía que la tierra siguiera produciendo en cantidad los siguientes años. Los hombres por el contrario lamentablemente lo que estamos haciendo es EXPLOTAR al máximo el planeta tierra debido al egoísmo, los intereses políticos y muchas veces por amor al dinero.

Somos mayordomos de todo cuanto Dios nos ha entregado. Quizás sea poco lo que puedas hacer por un mundo tan grande, pero todo cuanto este en tu mano hazlo. Debemos amar, valorar, proteger y cuidar el hogar en el que vivimos. Piensa en cosas practicas y reales que puedas hacer a favor del planeta tierra. Cuidar el lugar donde Dios nos ha dejado también es parte de nuestra adoración al Señor.