“fueron todos los contados seiscientos tres mil quinientos cincuenta” Números 1:46

El libro de Números escrito por Moisés como su propio nombre indica tiene muchas partes donde las numeraciones son importantes. En el primer capitulo se cuenta a todos aquellos hijos de Israel que tenían más de veinte años y estaban preparados para salir a la guerra.

Meditando y reflexionando acerca de esto veo como Dios conoce a cada una de las personas que pertenecen a su pueblo. Él desde antes de la fundación del mundo decidió por Gracia y en su libre Soberanía salvar a un pueblo para la alabanza de la gloria de su nombre. Si tu eres uno de los contados por el Señor entonces le perteneces a Él, nada ni nadie podrá arrebatarte de su mano. Como dice la Palabra “conoce el Señor a los que son suyos”.

Dios tiene un pueblo elegido, pero no debemos de olvidar que mientras nos encontremos a este lado de la eternidad debemos luchar y pelear la guerra que tenemos por delante. Nuestra ciudadanía se encuentra en los cielos de donde esperamos a nuestro Señor y Salvador. Pero a este lado de la eternidad el verdadero creyente e hijo de Dios tiene que caminar cada día con su armadura puesta y muy atento a los ataques del diablo y del mundo.

Celebra que el Señor en la eternidad pasada te conto para formar parte de su pueblo y de su poderoso ejercito en la tierra. Ahora tenemos el glorioso llamado de ser soldados de Jesucristo. No bajes la guardia, no te despistes y sigue luchando y avanzando hasta los brazos de tu amado Padre Celestial.