“Estas son las ordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el varón y su mujer, y entre el padre y su hija durante su juventud en casa de su padre” Números 30:16

A lo largo de las Escrituras podemos ver claramente que el Señor desea que todos los hijos respeten, cuiden y valoren a sus padres. Incluso uno de los mandamientos nos dice que debemos HONRAR al padre y a la madre. Mientras nos encontremos bajo el techo de nuestros padres ellos son nuestra máxima autoridad y por ese motivo les debemos OBEDIENCIA Y RESPETO.

Nos encontramos viviendo en medio de una sociedad donde vemos que los hijos desobedecen y se rebelan constantemente contra sus padres. Quizás no somos consciente pero esta actitud produce maldición sobre nuestra generación ya que la promesa dada por Dios tras el mandamiento hacia los padres es que “nos irán bien las cosas en la tierra y tendremos largura de años”.

No se como son tus padres, desconozco si ellos te han amado, cuidado, educado y protegido correctamente, pero sea como sea tu padre y tu madre Dios te pide que los honres. Los padres que has tenido son los que Dios te ha dado en su soberanía y a los que estas llamado a honrar en todo momento. Recuerda el ejemplo de Jesús y como Él a pesar de ser el hombre más perfecto se sometió, honró y amó a unos padres imperfectos.