El que anda en chismes descubre el secreto; no te entremetas, pues, con el suelto de lengua. Proverbios 20:19

Tristemente los programas de televisión que tienen más audiencia son aquellos que se dedican precisamente a contar chismes y secretos de otras personas. Por el bien y la salud de nuestra alma debemos evitar este tipo de programas ya que sin darnos cuenta estos pozos llenan nuestros corazones. Huye también de aquellos que con ligereza hablan y critican a otros.

Recuerda que los secretos son secretos y estos no deben ser contados. Tenemos que ser prudentes y fieles a los que confían en nosotros. La Biblia nos dice que una de las cosas más importantes y a la vez más difíciles para el hombre es precisamente tener control y dominio sobre nuestra propia lengua. Hemos de saber refrenar nuestra lengua en todo momento y pensar muy bien lo que vamos a decir.

Siempre que caemos en el chisme, la crítica o la murmuración es porque la persona de la que estamos hablando no se encuentra delante, pero no debemos de olvidar que los oídos y la mirada de Dios constantemente están presentes, por eso debemos agradar al Señor en todas nuestras conversaciones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad