Jehová es mi pastor; nada me faltará. Salmo 23:1

«El Señor es nuestro pastor»: Él es el que siempre nos protege, nos alimenta, nos cuida, nos guía, nos exhorta, pero también nos mima… Solo él es el buen pastor. Absolutamente todas las personas en algún momento de nuestras vidas nos pueden fallar, pero nuestro pastor no lo hará jamás.

Pon tu mirada solo y exclusivamente en Jesucristo el pastor de los pastores. Si eres una verdadera oveja del Señor te recuerdo que tu función es muy sencilla (OIR la voz del pastor y OBEDECERLA) Si haces estas dos cosas te garantizo que todo te saldrá bien.

«Nada me faltará» estás palabras son impresionantes, pero sobre todo mucho más cuando entiendes que el verbo original se encuentra en presente continuo «nada me falta» Hoy, mañana y dentro de 15 años. Si tienes a Cristo como el pastor de tu vida ya estás completo, no necesitas nada más porque como dice una de mis frases preferidas «CRISTO + NADA = TODO».

Todo esto es una inyección de ánimo, de confianza, de gozo y esperanza. Cuando tú alma cree y reposa sobre estas verdades entonces y solo entonces puedes salir a la calle con una sonrisa, aunque el mundo se este rompiendo a pedazos, cualquier situación difícil la llevas con paz en tu corazón, se acabo la depresión y la ansiedad porque sabes quién es el que camina contigo todos los días hasta la casa de nuestro Padre.

En este día disfruta de ser una oveja del Señor y de tener a Cristo como tu buen pastor.