En la misericordia de Dios confío eternamente y para siempre. Salmo 52:8

Estamos tan acostumbrados a experimentar la misericordia de Dios cada día que abrimos nuestros ojos que probablemente nos hemos llegado a acostumbrar y lo mas triste no valoramos todo lo que significa esto para nuestras vidas.

La misericordia cada mañana es una muestra diaria de la GRACIA de Dios, de su amor, fidelidad y paciencia para con nosotros. La Biblia dice claramente que «por sus misericordias no hemos sido consumidos».

Solo tienes que tratar de pensar cuántas veces a lo largo del día metes la pata, realizas acciones que no agradan al Señor o tus pensamientos maquinan cosas perversas… Pero a pesar de ser una máquina de pecar Dios decide cada mañana abrazarnos y amarnos. El Dios tres veces santo en su misericordia decide tratar contigo y conmigo como un Padre lo hace con su hijo.

Evidentemente nuestra confianza no la podemos poner en nuestras fuerzas o capacidades porque una y mil veces fallamos al Señor, pero si podemos y debemos confiar en la eterna y maravillosa misericordia de Dios para con nosotros. En este nuevo día te animo a meditar, valorar y sobre todo adorar a Dios por su preciosa misericordia.