Escucha, oh Dios, la voz de mi queja. Salmo 64:1

Que impresionante es este simple versículo, detrás de su brevedad hay muchísima profundidad. Lo primero que me llama la atención es la relación tan sincera, profunda y transparente que tiene el salmista con Dios. Él no es como muchos de nosotros que a veces escogemos las palabras para realizar una correcta y estructurada oración, él simplemente abre y derrama su corazón con Dios como si lo estuviese haciendo con su padre o con un amigo.

Necesitamos acudir a Dios con nuestras alegrías, nuestros sueños, sentimientos pero incluso con nuestras quejas y enfados. Y eso es precisamente lo segundo y último que quiero destacar.

El ser humano se queja por naturaleza, cada uno de nosotros diariamente nos quejamos por miles de cosas y además solemos hacerlo con alguien a nuestro lado. Créeme que quejarte no te hace bien ni a ti, ni mucho menos a los que tienes a tu alrededor.

Pero como a veces tenemos que quejarnos y expresar lo que pensamos o sentimos, lo mejor y más sabio que puedes hacer es acudir a Dios con tu queja para salir con paz y gozo después de su presencia. “Cambiemos nuestra QUEJABANZA por la ALABANZA”

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad