¿A quien tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Salmo 73:25

Que bueno sería poder decir verdaderamente estás palabras cada día desde lo más profundo de nuestra alma. Muchas veces parece que la persona de Cristo no es suficiente para nosotros. En ocasiones tratamos de encontrar la alegría y nuestra identidad en otros dioses.

Cuando no deseamos algo significa que estamos llenos, satisfechos o completos. Solo la persona de Jesús puede y quiere llenar todos los vacíos que tenemos en nuestro interior. Tenemos que mirar, buscar y enamorarnos cada vez más de Cristo.

Como una excelente frase dice «Cristo + Nada = TODO» No busquemos en la tierra aquello que solo se encuentra en el cielo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad