¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Salmo 8:4

Este mundo constantemente exalta al ser humano, al hombre, el YO. Nuestra sociedad egocéntrica y hedonista solo nos incita amarnos a nosotros mismos y a buscar la satisfacción personal.

El hombre sin Jesús no es nada, el hombre sin el propósito de Dios en su vida tan solo se dedica a malgastar cada uno de sus días de la manera que mejor cree o puede hacerlo.

Dios en su misericordia y en su profundo amor por el hombre ha decidido tener un lugar en su memoria. Que maravilloso es entender que El piensa en nosotros y que formamos parte de su recuerdo. Dios un ser completo y perfecto, en su eternidad PENSO EN MI.

No solo soy una criatura más en el planeta tierra, no estoy en el mundo por la unión entre un espermatozoide y un óvulo, hoy puedo sentirme valioso porque sé que estoy en la memoria del Creador de los Cielos y la Tierra.

El que existe desde siempre, el que tiene los tiempos en sus manos, el Creador de todo y el que está en todo lugar además decide VISITARME.

Dios dejó su trono para visitar al hombre por medio de la persona de Cristo.

Quiero recordarte por medio de esta reflexión que Dios cada día nos visita, así que aparta un tiempo para estar con él a solas, para disfrutar de su compañía, para contarle todas y cada una de tus preocupaciones, tus alegrías y tus inquietudes.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad