Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios. Que habitar en las moradas de maldad. Salmo 84:10

Que hermoso es pertenecer al pueblo y a la familia de Dios, cuando nos reunimos en el nombre del Señor suceden cosas maravillosas. Es mejor estar un día en la iglesia junto a tu familia en la FE disfrutando de la comunión, la alabanza, la palabra, la relación entre los hermanos y la presencia de Dios que estar 1000 días desperdiciando nuestra vida en los charcos de este mundo.

Es cierto que tu iglesia al igual que la nuestra es imperfecta, pero es tu iglesia. Ahí es donde Dios te ha puesto y ahí es donde tienes que crecer, servir por medio de los dones que el Señor te ha dado y dar frutos. Trabajemos, luchemos, cuidemos y sobre todo AMEMOS a nuestras iglesia locales porque ella es la novia y la futura esposa de Cristo.

Recuerda de los lugares donde el Señor te sacó, disfruta y valora la iglesia donde ahora estás. Mejor es la compañía de los hermanos en la casa de Dios que estar entre los cerdos comiendo las algarrobas de este mundo.