Jehová conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad. Bienaventurado el hombre a quien tú corriges, y en tu ley lo instruyes. Salmo 94:11 y 12

Cuando el hombre no tiene a Dios presente en su vida todos sus pensamientos son completamente vanos. En esa situación nos encontrábamos cada uno de nosotros, pero ahora tenemos un propósito y vamos hacia una meta.

Aún así muchas veces nos desviamos y volvemos a la vanidad de nuestra mente y corazón por ese motivo constantemente Dios tiene que corregirnos y disciplinarnos. Solo cuando nos dejamos corregir por la palabra de Dios somos realmente felices, es cierto que a nadie al principio nos agrada que nos exhorten, pero si la aceptamos luego veremos hermosos frutos. Se humilde y pídele a alguien de confianza que te corrija aquellas cosas que deben ser cambiadas en tus actitudes.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad