Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios… Tito 1:7-9

Servir al Señor sin lugar a dudas es el mayor gozo y privilegio que tiene el ser humano. Todos estamos llamados a servir a Dios y a su iglesia por medio de los dones y talentos que hemos recibido por gracia. El ministerio pastoral, conocido también como anciano u obispo, es un llamado específico que Dios hace a ciertos hombres para pastorear a un grupo de creyentes en una iglesia local.

Cuando una empresa busca a un trabajador para realizar un cargo de gran responsabilidad exige ciertas capacidades y conocimientos. De la misma manera, para las iglesias es necesario que los pastores estén aprobados en ciertas áreas. No se puede poner a cualquier persona, este es un asunto y una decisión muy seria.

Es importante que el pastor tenga conocimiento de la Palabra de Dios pero si lees la lista completa lo más importante es su carácter, su actitud, su familia y su testimonio. “Es más importante lo que somos que lo que hacemos”. Hermanos os pido que oréis por el ministerio pastoral de cada iglesia.

Que el Señor sostenga a cada pastor para que todos podamos realizar bien nuestra responsabilidad. Que cuando nos veamos cara a cara con el Pastor de pastores, con aquel a quien tendremos que rendir cuentas, podamos escuchar “Bien, buen siervo y fiel”.